lunes, 17 de agosto de 2009

Mamá Cris (version Carolei) y un poquito de Robert tambien....

Yo no tengo una familia lineal.
Los que me conocen ya saben, los que me están conociendo vayan enterándose, mi familia está compuesta por muchísima gente a la que quiero con todo mi ser, pero que honestamente "de sangre" no tenemos nada.
Digamos que "de sangre" tengo mi madre y mis hijos varones, el resto son de media sangre, de un cuarto de sangre, de un octavo de sangre y hasta de arrimadito nomás.
Yo suelo decir que en mis reuniones familiares nadie es nada de nadie, pero todos pelean como si se les fuera la vida en ello... y es así...
Esto tiene su lado amable, y también tiene su costado no tan lindo.
El amable es que una aprende rapidito que el amor no se gasta, sino que se multiplica.
El no tan lindo es ese que en el fondo muchas veces me hace sentir que soy un poquito de todos lados y nada de nadie.
De hecho, creo que durante muchos años me he dedicado a repetir ese esquema: ser nada de nadie y un poquito de todos (tuve un novio que decía que eso era "ser atorranta" en criollo, pero bueno, hay gente que tiene madre, padre, hermanos y tema resuelto... a joderse...esa simpleza a mí no me tocó)

Creo que todos, quien más quien menos tiene sus cosillas con sus padres, con sus hermanos, con sus... bueno... yo tengo mis cosillas multiplicadísimas... y cuánto me alegro!
A veces es lindo saber que esa madre que para mí fue de tal forma y no me dio bola con tal cosa, resulta que para mi amiga resultó quien le dio un buen consejo, un momento de consuelo, una palabra de aliento...

Cuando yo tenía 11 años, tuve una hermanita que falleció. Sólo vivió dos días, y luego simplemente se fue.
Me acuerdo que yo volvía del cole y cuando dí vuelta en la esquina vi el auto de mis abuelos estacionado, eso sólo podia ser una cosa: a mi mamá le habían dado el alta antes! estaba mi hermanita en casa! qué sorpresa! La escena me la acuerdo como muy cinematográfica: yo salí corriendo a todo correr hasta la otra esquina que era la de mi casa, y cuando llegué la veo a mi mamá bajando del Farlaine, del brazo de alguien, mis abuelos Wainhaus ahí, mi abuela Dora también... todos unas caras... y yo llegué y no me vieron, así que miré bien muy bien, y descubrí que la bebe no estaba...alguien me saludó, me miraban raro, yo pensé que la bebe estaría adentro, todo era muy raro. Así que finalmente pregunté: y la bebe? Y no me acuerdo quien, ni cómo, pero alguien me dijo que la bebe había fallecido.
No sentí nada. Sólo no podía creerlo! Una bebe no se muere. Es una contradicción del destino. Es algo antinatural. Pero para chiste era medio pesado, así que tuve que hacer un esfuerzo y entender que esa bebe que yo había visto unos minutos el día anterior, ya no estaba más.
Increíble. Pero así fue, nomás.




Me acuerdo que me dieron de comer, y despues me metí en mi pieza. LLoraba y lloraba y no entendía nada de nada.
Ahí vino Roberto (mi papá, que en ese momento se llamaba "mi padrastro") y con su infinita paciencia, hizo lo que Francoise Dolto llama "el derecho a la verdad", lo que Laura Gutman llama "poner palabras" y lo que yo a diario les digo a mis consultantes... y me explicó lo que había pasado, y cómo había pasado, y me dijo que estaba bien que yo estuviera triste, y que él también estaba triste, y que aunque pareciera injusto o difícil, a veces la vida nos daba estas sorpresas, y me acarició el pelo y me escuchó todas las preguntas que yo tenía y me las respondió todas. Y me dio una verdad.
Y así yo aprendí a los 11 años que a veces las cosas se tuercen y los bebes tambien se mueren.

Se preguntarán a esta altura qué tiene que ver Cris con todo esto? Bueno, paciencia, tengan en cuenta que este fue uno de los días mas largos de mi vida...

Después de eso, sólo recuerdo el silencio de mi casa, supongo que estarían durmiendo, y Rob se habrá ido a hacer los trámites, no se... Nicky se había ido al médico así que tampoco estaba para recurrir a ella.
Así que como tantas veces, me fui a lo de Maria Carla, o sea, a lo de Cristina.
Cuando llegué estaban todos a puro revuelo, porque había venido alguien de visita, entre ellos estaban los Gordini (que eran una familia pariente de Cris creo, que les decíamos los Gordini porque tenian un colectivo y venían todos juntos en él y eran todos gordos!) así que entre el tumulto de gente yo quedé medio perdida entre la multitud, pero me acuerdo que andaba detrás de Cristina como un perrito faldero, a ver si me preguntaba algo, y finalmente me preguntó Y VOS??? cómo anda tu mamá? y tu hermanita? así que yo puchereando aproveché y le dije "mi hermanita se murió" QUEEEEEEEEE????????? eso.. -dije yo- y mi mamá está en mi casa y...
y Cris hizo lo que siempre hace y sabe hacer tan bien; abrió los brazos y me hizo una upa infinita, y me apachuchó entre sus tetas como dice Eve, y todo lo que yo veía era ese azul rojo y blanco de su vestido de Miami, y ahí me quedé un buen rato...
Me acuerdo que después me mandaron a jugar con los chicos, y a cada rato venía Cris a darme una miradita. Y supongo que habrá encomendado a alguno que me vigile (pa encomendar es mandada a hacer la Cristi :) ) porque recuerdo que a pesar de la cantidad de gente que había no me faltó ni mi tecito, ni mi pedacito de postre, ni alguien que me preguntara como me iba en la escuela.
Consuelo.
Si hay algo que asocio con Cristina es el consuelo.
Y además de una inteligencia incalculable, aprecio su sinceridad, esa manera directa que tiene de decir las cosas, que a Eve la asusta, pero que a mí me calma.
Cristina me calma.
Porque sé que me escucha, porque sé que dice lo que piensa, porque es humana y sufre como todos pero tiene una capacidad de transformar ese sufrimiento en algo provechoso para el resto.
Es así.

Muchos años más tarde nos volvimos a encontrar, en una situación en la que era ella la que estaba de duelo por su hija Carla, y yo por mi amiga Carla, aunque no creo que sea comparable.
Y yo estaba empezando a enamorarme de Diego, que era nada más y nada menos que su yerno, el marido de su hija... y yo, de alguna manera estaba metiéndome ahí, justo en el centro de ese dolor, sin saber muy bien qué hacer con eso y sintiendo lo inevitable de ese amor por Diego, que no podía controlar, ni medir, ni procesar, sólo podía sentir que había encontrado a la persona con la que probablemente compartiera el resto de mi vida, aunque no pudiera decir en ese momento cómo corno iba a suceder eso. Pero yo había encontrado a alguien que me permitía sentir que era de ese alguien. Que yo pertenecía a ese ser y ese ser me correspondía a mi, por esas cosas del universo que uno no llega a descifrar del todo.
Así que la Cristi me encaró: vos estás saliendo con Diego? mmmm todavía no... bueno -dijo- yo se que vos no tenes la culpa de lo que pasa, y se que Diego es joven y tiene derecho, pero no deja de dolerme, me cuesta aceptar la situación... Sí, claro, a mí tambien, dije yo, con toda la sinceridad de la que fui capaz. Veamos... tomemonos el tiempo necesario... no estamos forzadas, y yo no se si esto es algo "serio" o no... nunca haría esto como una joda Cris.
Sí, entiendo... tomémonos el tiempo....por un lado me alegra que seas vos la que va a ser la mamá de Valentina, vos sos amiga de Carla de toda la vida, yo te conozco desde los 5 años...sos casi de la familia... bueno... veamos...

De esa conversación pasaron ya casi 10 años, y ustedes ya saben, yo me casé con Diego porque finalmente resultó lo que parecía y me convertí en la mamá de Valu, y heredé TODA LA PARENTELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!! (o sea, mucha más gente que es pariente mía de alguna manera difícil de explicar, porque no hay nombre que explique el parentezco que una tiene con la tía de la esposa del hermano de Carla) (Albita! saliste en el blog! peinate y ponete linda che...)

Y Cris? Cris nuevamente hizo lo que sabe hacer mejor: procesó su dolor convirtiendose en profesora de yoga, y estudiando cuánta terapia alternativa anda dando vueltas, y da clases y cura a la gente, y aunque Gaby le dice Rímolo, yo se que ella es una sanadora innata...

Y cuando la llamé para contarle que estaba embarazada de gemelos lo único que atinó a decirme fue "y yo los puedo considerar mis nietos?"

Esa es Cris, con sus grandes tetas y su corazón generoso.
Te quiero mucho Cristi, y creo que nunca te lo había dicho.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

caro me emocionò mucho tu escrito de cristina , la recuerdo con mucho cariño y me acuerdo de ella seguido !!!! le mando un abrazo y coincido en tus valoraciones !!! mirta lazzarini

Lore b dijo...

guau....es mucho y todo junto....y eso que yo no soy nada de nada y un poco de lo tuyo y me sentí re emocionada, porque éste relato habla no solamente de Cris (que ya sabemos es una genia) sinó de lo maravilloso de dar. Que la sangre es un líquido rojo que corre dentro de las venas y la familia se construye día a día...
y todavía me sigue costando darme cuenta de quién hablás cuando secís, la prima de la cuñada de la tía de Diego......jajajajaj

Lore b dijo...

me olvidé....Robert....un gutman total!!!!jajajajja

Eve- Chocolate...MOROCHAAAAA dijo...

Te quierooooo :) a mi regreso escribo, estoy en un cyber pedorro en una isla en Bahia...pero no podia resistir la tentacion de leer tus ultimos posts...nos vemos a mi regreso
Te quiero amiga
Chocolate - achocotalatado, parezco chocolat suizo (ese mas oscurito)

Lore b dijo...

que vida triste la de tú amiga: EN UN CIBER PEDORRO DE BAHÍA!!!! ciudad a la que amo!!!! quisiera estar allá...calor, música, aguas transparentes...negros, danzas...guau!!! saludos a doña Flor!!!

Anónimo dijo...

me encanta como escribis carol!!!la emocion que pones en cada relato!!no sabia tu historia con diego!!te dedicas a escribir o son palabras que te salen simplemente???sigan escribiendo xq a mi me encantan y las recomende a mucha,mucha gente!!

Caro -Vainilla - RUBIAAAAAAA dijo...

GRAcias Anonimo!!! decime quien sos!!!!Besos y.... escribo porque me sale nomás...